Un inversor de corriente es un dispositivo cuyo proposito es transformar la corriente de una o distintas baterías (de 12 a 24v usualmente) al voltaje de la vivienda, la cual alcanza los 110 - 220 voltios dependiendo el modelo del inversor. También recibe el nombre de convertidor de corriente u ondulador de corriente.

Existen dos tipos de electricidad empleados, corriente alterna (AC) y corriente directa (DC) —también conocida como corriente continua—, los inversores de potencia directamente se encargan de convertir la corriente directa a un voltaje simétrico de salida de voltaje alterna.

Los dispositivos que utilizamos diariamente —televisión, aire acondicionado, hornos, microondas, etc.— funcionan con la electricidad de tipo alterna (AC), y si se desea utilizar la energía de una instalación solar o de alguna batería, existe una considerable limitación, y esto es debido a que este tipo de artefactos producen electricidad directa (DC), es ahí donde entran los inversores para facilitar la tarea de conversión.

Cabe destacar que, en el mundo de los electrodomésticos, su mercado ha logrado adaptarse a las necesidades actuales de los clientes, por lo que la gran mayoría de dispositivos son de corriente alterna (AC) —que es la que abunda, por lo que se encuentra en todos lados—, y por consecuencia, ubicar un electrodoméstico que se conecte a una corriente directa (DC), que sea confiable, a un precio razonable, y además de poseer una calidad óptima se vuelve una tarea muy complicada.

¿Cómo funcionan los inversores de corriente?

El inversor se encarga de monitorear distintos circuitos electrónicos con el fin de hacer que el flujo de la corriente continua cambie la dirección de forma periódica, convirtiéndola en una voltaje alterna ideal para su uso diario.

¿Se necesita más de un inversor de corriente? ¿Cuántos exactamente?

Al momento de conocer la potencia de watts, habrá que dividir ese número entre la potencia máxima que es capaz de soportar cada inversor, sin importar si es de onda pura u onda modificada, que, si ambos se comparan, el segundo es calificado como el más económico.

Un punto positivo que hay que mencionar, es que los inversores permiten mantener los valores estables de voltaje y conservan la forma de las ondas, sin importar del todo la variabilidad del estado de carga de las baterías. Evitando que ante cualquier perturbación el voltaje colapse.

Usos y aplicaciones de los inversores.

Enfocándose en los inversores más grandes: son utilizados en proyectos y tareas mucho más consumibles.

  • En el sector industrial para controlar la potencia eléctrica recibida.
  • En el sector aeroespacial, en el que se carga de energía alterna directamente a aviones, que incluye la facilidad para ser suministrado hasta por baterías.
  • En el uso doméstico de placas fotovoltaicas (placas o paneles solares) para poder transformar la energía de los hogares.
  • También se ubica en el uso de la transformación de la energía cinética obtenida por medio del usual funcionamiento de los molinos de viento.