Guía práctica de las fuentes de voltaje

¿Sabes que es una fuente de voltaje? Como su nombre lo indica, es un dispositivo que suministra voltaje. Además, tienen otras funciones que explicaremos más en detalle en esta guía práctica de las fuentes de voltaje.

¿Qué es una fuente de voltaje y para qué sirve?

Comencemos explicando que es una fuente de voltaje y para que sirve. Una fuente de voltaje es un dispositivo que tiene dos terminales encargadas de generar un voltaje de salida, independientemente de las cargas que reciba. Se trata de un elemento de circuito activo porque puede proporcionar energía. Como tal, forma parte de las denominadas fuentes eléctricas, que también incluyen a las fuentes de corriente.

Además de suministrar voltaje, estos dispositivos son capaces de transformar la corriente alterna (AC) en corriente directa (DC), estabilizar y regular la salida de la electricidad. Por lo tanto, la función principal de las fuentes de voltaje es proporcionar siempre los mismos vatios, sin importar cuánta energía exija un circuito.

Tipos de fuentes de voltaje

Los principales tipos de fuentes de voltaje son los siguientes:

  • Fuente regulada de voltaje: Cuenta con un circuito interno que permite mantener el voltaje. En estos sistemas la corriente no se modifica con la carga.
  • Fuente de voltaje variable: El voltaje no es fijo, sino que se puede ajustar, dependiendo de las necesidades.
  • Fuente de voltaje fija: El voltaje no puede modificarse.

¿Se puede calcular la corriente de una fuente de voltaje?

Sí, se puede calcular la corriente de una fuente de voltaje utilizando la Ley de Ohm. La Ley de Ohm es la teoría que explica el comportamiento de la electricidad. Para ello utiliza tres conceptos que son clave: la corriente o la intensidad, el voltaje y la resistencia. Entonces, la Ley de Ohm establece que la corriente que se encuentra en circulación por un conductor de electricidad es directamente proporcional a la potencia de una fuente de voltaje e inversamente proporcional a su resistencia.

Antes de conectar un circuito, es imprescindible conocer los tres elementos que componen la Ley de Ohm. De esta manera, se garantizará un correcto funcionamiento del mismo. Para conocer la corriente de una fuente de voltaje, conociendo el voltaje (V) y la resistencia (R), se utiliza la siguiente fórmula:

  • Corriente = V/R

Recomendaciones

Antes de adquirir una fuente de voltaje, recomendamos tener en cuenta de qué tipo se trata. Las fuentes reguladas de voltaje cuentan con estabilizadores de la tensión; por lo tanto, son ideales para evitar cortocircuitos y otros problemas relacionados con la subida de la temperatura ambiente y los cambios en el consumo de carga. Por su parte, las fuentes de voltaje variable permiten cambiar manualmente la potencia para ajustarse mejor a sus aplicaciones.

Las fuentes de voltaje son dispositivos que suministran voltaje, es decir, fuerza electromotriz. Asimismo, pueden estabilizar el circuito eléctrico, de modo que este funcione correctamente. Para que esto suceda, los cálculos de la corriente, el voltaje y la resistencia deben ser precisos. Finalmente, para elegir una fuente de voltaje lo más recomendable es comenzar por qué tipo de aplicaciones tendrá.